Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
11/02/2019 -  tiempo  7' 30" - 1963 Visitas Economía y panorama electoral Dólar blindado: el gobierno de Macri ya definió su plan hasta las elecciones
Click para Ampliar
El titular del Central, Guido Sandleris, no piensa descuidarse. Su concepto favorito es "cautela".
En el equipo económico del gobierno de Mauricio Macri reconocen que el año será mediocre ante el elevado nivel de incertidumbre. Por eso, todo apunta a mantener la paz cambiaria. Algunas señales de este primer bimestre ayudaron a aliviar las tensiones del gobierno en general y del equipo económico en particular. No sólo se trata del “veranito financiero”, con estabilidad del dólar, baja del riesgo país y mejora de los bonos. También la economía real empezaría a mostrar algunas señales alentadoras. Las comparaciones mes contra mes (por ejemplo de la recaudación medida en términos reales) ya muestran que se estaría deteniendo la caída de la actividad. Es decir, la economía habría llegado a su piso. El titular del Central, Guido Sandleris, no piensa descuidarse. Su concepto favorito, y así queda reflejado cada vez que se divulga un comunicado de política monetaria, es "cautela".
Pero lo que viene por delante no entusiasma a nadie. Aquel pronóstico de una recuperación briosa de la economía para fin de año que el ministerio de Hacienda redactó en la Carta de Intención con el FMI ya quedó atrás. En aquel texto, se hablaba de una reactivación con forma de "V", que permitiría a la economía crecer a un ritmo de 8 por ciento interanual, casi al mismo tiempo en el que se debe concurrir a las urnas.

Por lo bajo los principales funcionarios de Hacienda reconocen que fueron supuestos demasiado optimistas. Y ahora estiman que en realidad la economía podría estar expandiéndose a una tasa de entre 3 y 4 por ciento hacia fines de 2019. Muy poco si se tiene en cuenta que el punto de comparación es la fuerte recesión de fines de 2018.

Todo esto teniendo en cuenta que varios factores jugarían a favor. La cosecha hará repuntar de manera significativa el PBI agropecuario en el segundo trimestre y además aportará una buena cantidad de dólares. Además, el escenario internacional cambió positivamente y ahora no se esperan nuevas subas de las tasas de interés en Estados Unidos, al menos a lo largo de 2019. Esto aumenta el apetito por activos emergentes y la Argentina puede sacar provecho de ese mayor flujo financiero.

Claro que al mismo tiempo la incertidumbre electoral es demasiado grande como para soñar con una recuperación más contundente. Son muy pocos los que están dispuestos a tomar decisiones a mediano o largo plazo sin una idea clara de quién gobernará la Argentina a partir del 10 de diciembre.

La mayoría de las empresas no tiene planes de aumentar su dotación de personal, comprar una máquina nueva o simplemente expandirse. La percepción es que el "costo de oportunidad" de esperar diez meses es muy bajo. En otras palabras, si las decisiones se toman una vez que se haya aclarado el panorama político no se estaría perdiendo ninguna oportunidad.

En el gobierno tienen claro que la inversión será ínfima a lo largo de 2019, como así también será pobre la generación de empleo. El salario real irá repuntando a medida que baje la inflación, pero será una mejora en cámara lenta. También el crédito puede despertarse a partir de la baja de las tasas de interés de referencia. Pero los bancos también serán extremadamente cautelosos a la hora de ponerse a prestar a pocos meses de las elecciones.

Con un escenario más bien mediocre por delante, la prioridad en el gobierno es una sola: evitar que se produzca otra crisis cambiaria. “No nos molesta que el dólar se mueva, al contrario, reinvindicamos la flotación. Pero debemos evitar a toda costa las oscilaciones tan bruscas como el año pasado, porque eso paraliza la economía y llevaría las tasas de interés otra vez a las nubes”, reconocen en el Central.

Nadie esconde a esta altura que el nombre del juego dentro del equipo económico es el blindaje del dólar. El monitoreo diario está relacionado con el comportamiento del tipo de cambio, la demanda de Leliq y las tasas de interés. Y así será hasta las elecciones. Nada sería más dañino para las aspiraciones de reelección de Mauricio Macri que un nuevo temblor cambiario. El dólar no se debe atrasar, pero los movimientos deberán ser necesariamente en cámara lenta. Hay que mantener al dólar lejos de los títulos de los portales o los diarios.

Hasta ahora todo funcionó de maravillas. La tasa de interés cayó 13 puntos porcentuales desde principios de año y ya se ubica para las Leliq en 46,2 por ciento anual. La disminución fue mucho más rápida que la esperada. En el último Relevamiento de Expectativa de Mercado (REM) que divulgó el Central, las consultoras económicas esperaban estos niveles de tasas recién para abril.

La estabilidad cambiaria y la compra de divisas que viene llevando adelante el Central (son unos 850 millones de dólares en un mes), con la consiguiente emisión de pesos, aceleraron el proceso de reducción de tasas. El valor del dólar casi no se inmutó y si bien se verificó un incremento en la última semana, continúa por debajo del piso de la "zona de no intervención".

El titular del Central, Guido Sandleris, no piensa descuidarse. Su concepto favorito, y así queda reflejado cada vez que se divulga un comunicado de política monetaria, es "cautela". En el BCRA saben que el aumento de la demanda de dólares se desatará de un momento a otro. La dolarización de portafolios es un clásico preelectoral en la Argentina y esta vez no será la excepción. Peor aún: en un escenario que se presenta binario (gana Mauricio Macri o Cristina Kirchner) la búsqueda de cobertura en moneda dura antes de las elecciones puede ser gigantesca.

Blindar al dólar ante un escenario de alta demanda o corrida nunca es sencillo, como ya lo sufrieron el año pasado el ex titular del Central, Federico Sturzenegger y su sucesor, Luis Caputo.

La única opción es por el momento hacer cuentas. Y a eso se dedica el directorio del Central y una parte importante del área técnica de la institución. Las previsiones pasan por tener claro cuál es la demanda potencial de dólares que podría despertarse en los próximos meses y al mismo tiempo a cuánto ascenderá la oferta de divisas.

En los cálculos previos, la situación luce bastante equilibrada. La demanda de dólares puede provenir, por ejemplo, de quienes suscribieron plazos fijos por 300.000 millones de pesos desde octubre, atraídos por altas tasas de interés. También deben sumarse a quienes compraron Lecap (letras en pesos) emitidas por Hacienda y que tienen vencimientos en los próximos meses. Este año vencen títulos en pesos por el equivalente a 7.000 millones de dólares.

Es probable que una porción relevante de esas colocaciones en moneda local a tasas altas de interés termine yéndose al dólar faltando máximos cinco o seis meses para las elecciones. A eso debe sumarse algo de demanda para atesoramiento y de la balanza turística, aunque en ambos casos la caída fue sustancial luego de la megadevaluación de 2018.

Para contrarrestar esa demanda hay básicamente dos "canillas". Por un lado están los dólares de una balanza comercial que se volvió superavitaria, a un promedio de 1.000 millones de dólares mensuales. Esto implica que todos los días entran unos 50 millones de dólares netos que antes no existían y que resultan claves para mantener al dólar calmo. Esta tendencia se acentúa estacionalmente a partir de abril, porque se empieza a liquidar la cosecha gruesa.

La otra fuente son los dólares del Tesoro, que tendrá un importante excedente por los préstamos que está desembolsando el FMI. Según reconoció a Infobae el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, el monto disponible estará en un nivel de 6.000 a 11.000 millones de dólares. Todo dependerá de cómo venga la refinanciación de vencimientos a lo largo de 2019. Esos dólares serán vendidos en el mercado para enfrentar las obligaciones en pesos.

Entre el superávit comercial y la disponibilidad del Tesoro, el Gobierno contaría en los próximos ocho meses con una cifra superior a los 15.000 millones de dólares para enfrentar un predecible aumento de la demanda de dólares.

Pero todo está por ahora en hojas de Excel. La realidad de cuántas divisas terminarán demandado los ahorristas y las empresas dependerá de cómo vengan las encuestas y cómo vaya creciendo el nivel de incertidumbre. Pero todo hace pensar que habrá picos agudos sobre todo a partir de junio, cuando se conozcan quiénes finalmente serán los candidatos.

¿Puede la baja de tasas poner en peligro la estabilidad cambiaria? Nadie lo sabe con exactitud. Pero desde el BCRA interpretan que aún luego de la reducción de las últimas semanas las tasas en pesos siguen en niveles muy altos, atractivos para el ahorrista. Con un 30 por ciento de inflación esperada, –estiman- rendimientos del 46 por ciento anual en pesos aún son elevados bajo cualquier parámetro. Pero el recorrido bajista sería muy acotado hacia adelante. Será muy difícil que hasta las elecciones se pueda perforar un nivel de 40 por ciento sin poner en peligro la calma de la divisa.

Fuente y foto: Infobae
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Destacadas
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |